UNA PALABRA, NO DICE NADA Y AL MISMO TIEMPO ESCONDE TODO, UNA MIRADA, NO DICE NADA Y AL MISMO TIEMPO LO MUESTRA TODO

sábado, 26 de febrero de 2011

ESPANTANDO MOSCAS

Cada día parece más difícil mantener nuestro espacio vital ente los elementos de intromisión que pululan a nuestro alrededor intentando quedarse en el, por lo que después de un largo periodo de aprendizaje llegue a la conclusión de que tener siempre a mano algún artefacto, producto o servicio que vender ante un inocente comentario ajeno puede ser una gran manera de librarse de quienes invaden nuestro espacio y así permanecer tranquilos por muuuucho tiempo.

El primer paso para evitar estas situaciones es elegir un bien –puede ser también un servicio- para ofrecerlo a nuestros interlocutores . Productos para adelgazar, seguros de todo tipo, productos bancarios o financieros de diversa índole y cualquier tipo de coaching o curso de autoayuda, son muy eficientes a la hora de espantar a quienes nos rodean. Ya veréis cómo, luego de un poco de práctica, logramos introducir nuestra oferta en cualquier conversación, independiente del tópico tratado o situación en la que estemos.

En la segunda etapa de desarrollo se requiere de cierto apoyo físico. El merchandising es altamente efectivo, por lo que si utilizamos y/o repartimos chapitas, lápices, llaveros o autoadhesivos del tipo “¿Quieres bajar de peso? ¡Pregúntame cómo!” tenemos grandes posibilidades de triunfar en nuestra misión. Si hemos decidido ofrecer algún servicio, por muy físico que sea, puede apoyarse con tarjetas de visita. Cuanto más rebuscados sean los colores, tipografías e imágenes usadas, tanto mejor.

El último recurso –lo utilizaremos solo si los demás no han surtido efecto, algo altamente improbable –consiste en tener siempre a mano muestras del producto. Un simple “prueba esta pastilla” o “toma una cucharada de este concentrado de raíces del Amazonas para bajar de peso”, mientras extraemos el producto en cuestión de entre nuestras ropas, garantiza la inmediata estampida de quienes nos rodean. Si nos decantamos por ofrecer un servicio, la alternativa es simple, aunque igualmente eficiente: presionemos a nuestro interlocutor con un formulario de inscripción, contrato tipo o cualquier otro documento, para que se inscriba en nuestro “revolucionario programa”. Ya veréis cómo, por arte de magia, disponemos nuevamente de nuestro preciado espacio aunque estemos en la cama.

No hay comentarios: