UNA PALABRA, NO DICE NADA Y AL MISMO TIEMPO ESCONDE TODO, UNA MIRADA, NO DICE NADA Y AL MISMO TIEMPO LO MUESTRA TODO

miércoles, 23 de mayo de 2012

EL CAFELITO MAÑANERO


A la hora del cafelito mañanero a eso de las 11,00 A.M. cuando casi todos los funcionarios, liberados, sindicalistas administrativas y alguna que otra ama de casa, además de las eternas y eternos comerciales, chacharean en las cafeterías próximas al curro, es cuando surgen los mejores chismorreos  ya sean políticos o de moda, y entre tantos dimes y diretes siempre hay alguno o alguna que te cuenta la última anécdota del día, aunque suene a chiste, te la cuenta con toda veracidad como si el mismo hubiese estado presente en el acto.

El caso es que el pasado lunes como de costumbre salimos a tomar unos churritos con parte del comité de empresa que estaba haciendo un cursillo de esos de prevención de riesgos, y el monitor del cursillo comento:
Hace quince días en un vuelo que hice de Sevilla a  Tenerife en clase  business, me toco sentar al lado de un andaluz de Cádiz  y un Árabe de Túnez.  Y después de despegar el avión que empiezan a repartir bebidas a los pasajeros, el andaluz le pide a la azafata un cubatita de ron.
La azafata anota el pedido y le pregunta al musulmán si quiere beber algo. El musulmán con mal tono y medio enfadado le contesta: 

prefiero  ser raptado y violado salvajemente por media docena de putas de Babilonia, antes que una gota de alcohol toque mis labios.
Y antes de que yo pudiese abrir la boca, el andaluz levanta el brazo con ademan de devolver  el cubata y le dice a la azafata: 

 'Yo también lo prefiero. No sabía que se podía elegir'

Después de las risas, uno de los asistentes al cursillo conto:
El otro día estaba yo en un bar, sentado en la barra, y al lado mía había una mujer cincuentañera con una melena rubia y un cuerpo escultural, con la que sin tardar comencé hablar y tomamos unas copas, al cabo de un rato, ella muy vanidosa me pregunta:

¿Qué edad crees que tengo?
Por la mirada, 25 añitos, por tu piel unos 20 y por ese cuerpo maravilloso 18, le conteste yo con una sonrisa
¡Madre mía!  Dijo ella, tú sí que sabes seducir a una chica como yo.  Y ahora ¿qué vas hacer?
La suma de los años, le dije.

Después de las nuevas risas, siguió diciendo:  yo voy todos los fines de semana al pueblo, porque tengo una huertilla y unas gallinitas, y me gusta la vida bucólica de pueblo, además me encanta participar con los vecinos en los quehaceres cotidianos, y por ello participo en  un curso de esos, de sexo sano, y como no hay un local social, estas charlas las suelen hacer en la iglesia  Y no es porque yo no sepa de esas cosas, a mi me va la soltería, pero asesoro al cura de vez en cuando en estos temas, y el otro día el cura del pueblo hablaba de las relaciones prematrimoniales y decía:

- No tenéis que besar a vuestra mujer en la boca hasta que os caséis, porque eso también es pecado. Lo que tenéis que hacer es besarla en la mejilla.

Entonces  desde el último banco, la Julia, que es la solterona del pueblo, muy liberal y avispada dice:

- ¡Eso, padre, eso! ¡En la almejilla, en la almejilla! 

Después del cafelito, los churritos y las risas todos salieron corriendo  de nuevo al cursillo

No hay comentarios: