UNA PALABRA, NO DICE NADA Y AL MISMO TIEMPO ESCONDE TODO, UNA MIRADA, NO DICE NADA Y AL MISMO TIEMPO LO MUESTRA TODO

domingo, 28 de agosto de 2011

LA FAMA ES EFIMERA


Me contaron una historia sobre un tipo, que decían era cierto que se parecía a Al Pacino, pero eso no importaba. Había en su voz recuerdos del gran Sinatra, pero eso tampoco era trascendente. Que hablara alemán y arameo era apenas una anécdota en la vida de Gilipo. Aquello que lo redimía, que hacía de su existencia una leyenda, eran los 35 centímetros de talento que irrumpían entre sus dos ambas piernas. Saltar de la cama al cine nunca había pasado  por su cabeza. Se contentaba con deshacer la cama y enredar en las sábanas a cualquier fémina que se le pusiera por delante y liberar así su  creatividad. En medio de sudores bombeos y embistes, Gilipo maniobraba con singular destreza para hacer la carretilla, el elefante volador, el salto del tigre, el azote chino, la vergüenza de Moisés y otras posturasdel libro asiático. Un día fue sorprendido en flagrante adulterio por un productor audiovisual, quien lejos de acriminarse con Gilipo vio en tal acto la posibilidad de un triunfo y un aumento considerable de su cuenta de explotación….."Muchacho, tienes una mina de oro ahí abajo", le dijo, y al cabo de unas semanas Gilipo. era el protagonista de "Penetrando", "Cómeme Papito" y sus dos secuelas: "Papito cómeme de nuevo" y "Penetrador  2". La fama, por incipiente que sea, suele ser traicionera e impredecible. Embriagado de ella y apenas sin enterarse Gilipo fue atacado por una turba de calcetineras (bautizadas por la prensa así, por su forma de vestir y porque caían a los pies de los artistas)  que arrasaron con su chaqueta, con su camisa, con sus pantalones. Ellas se quedaron con jirones de su negra cabellera y hubo quien quiso hacer suya la mayor virtud de Gilipo. Después de tanto bombeo y en la vista medica de reconocimiento el médico de turno diagnosticó un desgarro que prolongó su valía hasta los 40 centímetros, pero en posición de descanso. ¡Una lástima!.  Nada volvió a ser lo que era. Su don no volvió a despertar. Hoy en día, las cintas de Gilipo. circulan como material de culto, siendo buscadas por aquellos que apenas tienen recuerdos,  mientras él exhibe en un circo, como si fuera una pieza de museo, lo que pudo ser el talento más grande del cine porno mundial.

No hay comentarios: