UNA PALABRA, NO DICE NADA Y AL MISMO TIEMPO ESCONDE TODO, UNA MIRADA, NO DICE NADA Y AL MISMO TIEMPO LO MUESTRA TODO

sábado, 10 de noviembre de 2012

EL DEPREDADOR



El Depredador, su hábitat principal son  las grandes ciudades, se le conoce por su sonrisa nocturna y por el brillo de sus ojos, suele desplazarse a grandes distancias, y en la época de calor amplia su ámbito de caza a la costa y las playas, mientras en las épocas de frio y lluvias, frecuenta las zonas de marcha de las grandes ciudades, es experto en moteles, en camuflaje, y su verborrea delirante confundiendo así a las presas mas débiles.

En el Laboro es como una grapa pegada a un formulario, con su traje gris marengo de velatorio, tiene el no por delante, y en el rostro una mueca de engorro,

En la tarde a la hora del tapeo, la Birra y terracita, muestra un rostro de confianza que esconde un intelecto reducido, su cabello empastado en gel u otras sustancias, se adorna con gafas oscuras para parecer Tío Duro, un fuerte olor a desodorante mezclado con grandes dosis de perfume lo acompaña, vestido con ropa informal de marca, busca mejorar su aspecto de propaganda sexual, siempre acompañado de complementos y artilugios de última generación como la blackberry, que procura enseñar y que la vean, su entrada en años, la disimula con un "toque juvenil" calzando “bambas” de moda , siempre limpias y relucientes como nuevas.

Y al llegar la noche del sábado,………………… a partir de ese momento, sufre un cambio drástico, deja el uniforme de oficina, y se enfunda en el Vaquero, se quita la corbata, y calza la bota de media caña, prueba su sonrisa delante del espejo, y ya está dispuesto para la caza.

Caminando por la acera saluda hasta a las farolas, es muy conocido en la zona, y tiene  grandes amigos de ocasión, y como siempre empieza la noche en la Disco,  donde tiene una cuenta de gorrón, cuando llega, observa las piezas, le brillan los ojos, y sus dientes como estrellitas producen el chirriar característico de la hilaridad manifiesta, se sitúa en una esquina de la barra, a contraluz donde no le puedan ver, apenas se mueve con el ritmo que suena del CD, con una mano en el bolsillo, con la otra sujeta el vaso alto de whisky barato, las carnes prietas danzan, las presas jóvenes bailan, mientras las veteranas buscan donde se encuentra el buscón canalla, el rey de la noche perra y larga, y entonces comienza la caza, algunas presas se salvan porque al fijarse bien en él, hay algo que le delata, y esto es, ese hilillo fino de baba que se le escapa por la comisura de los labios, mientras sus ojos brillan y agrandan.


3 comentarios:

Dalicia dijo...

Como que no...

Me cae gordo el Depre ese....

bss!!!

barondojo dijo...

Mi querida Dalicia, no es usted la unica que muestra antipatia por el pobre coitadiño, ya es un expecimen en situacion de extincion, aunque se resiste salvajamente

maria vazquez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.