UNA PALABRA, NO DICE NADA Y AL MISMO TIEMPO ESCONDE TODO, UNA MIRADA, NO DICE NADA Y AL MISMO TIEMPO LO MUESTRA TODO

domingo, 9 de octubre de 2011

TE QUIEREN COMO AMIGO II

Una vez que ya fue asumida la frase : “tenemos que hablar” y ya se es conocedor de su contenido, es decir te ha dicho que tu eres “su mejor amigo” ….. nada más, es cuando comienza la gran batalla, la batalla Reina, la madre de todas las grandes batallas .
 El  Tío que se precie de ser buen amigo de la Tía, debe conocer, debe saber de la existencia de  que hay  al menos dos técnicas conocidas que van a facilitar los intereses de conseguir aquello que le desvela por las noches, que no le deja dormir, aquello que tanto desea.

¿Qué anda con Pedro? Pues ya romperá... cuando lo hace, es el momento, tú atacas con la técnica de "consolador":
"No llores, el bandarra de  Pedro es un cabronazo, un verdadero gilipollas, Tú te mereces algo mejor, alguien que te cuide, alguien que te comprenda, alguien que sepa estar ahí cuando lo necesitas... alguien como yo".
Así al menos, siendo amigo puedes meter cizaña para eliminar competencia.

También tenemos la técnica irónica del "gusano miserable". Cuando ella te dice:
-Ay, que guapo es Pedro, ¿verdad?
-¿Pedro? Bueno es ……. guapo  si …. Un poco bizco.
-No es bizco, lo que pasa es que tiene una mirada muy tierna.
-Sí, en eso tienes razón, me fijé el otro día, como miraba a Marta.
-No la miraba a ella, me miraba a mí.
-¿Ves como es bizco?

El colmo es que las Tías  consideran que tienen una relación "superespecial" con alguien cuando pueden dormir con él en la misma cama y que esta no se mueva ni haga ruido.
Pero bueno, ¿lo "superespecial" no sería que SI  se moviera la cama?
Un día después de una fiesta, te quedas ayudándola a recoger, como haces siempre, y cuando acaban, ella dice:
-Huy, es muy tarde, ¿por qué no te quedas a dormir?
-¿Y donde duermo?
-Pues en mi cama.
En ese momento glorioso a ti te tiemblan las piernas: y es cuando tu pensamiento te dice "¡Ésta es mi noche, se han alineado los planetas!! Ya tengo tema ¡". Al rato te das cuenta de que no son precisamente los planetas los que se han alineado, porque ella, como piensa que solo son amigos, con toda la confianza, se queda en camiseta y con una diminuta braguita, y tú, visto lo visto piensas:
"Me voy a tener que quedar en calzoncillos... con la alineación de planetas que traigo".
Así es que te metes en la cama de un brinco y doblas las rodillas para disimular. Ella se mete, se repega junto a ti y te dice:
"Hasta mañana".
¡Y se duerme!
"Pero bueno, ¿cómo se ha podido dormir tan pronto? ¿Pero esta Tía no reza ni nada?".
¡Estas acostado con la Tía que te gusta! Con la que sueñas todas las noches, con la que estas en un sinvivir.
Al principio no te atreves a moverte, para no tocar nada. Sabes que si en ese momento hicieran un concurso, nadie podría ganarte: eres el tío más guay…… pero también el   más caliente del mundo.
¡Y que larga se te hace la noche! Te quedas intentando ver el techo a través de la oscura habitación y Te vienen a la cabeza un montón de preguntas:
"¿Tocar pecho con el hombro será de mal amigo? ¿Y si es su pecho el que me toca a mí?".
Pero después de muchas horas ya solo te haces una pregunta:
"¿SERE REALMENTE TAN PATETICO?".
No puedes creer que estas en la misma cama y no vaya a pasar,,,,,absolutamente nada.
Confías en que en cualquier momento se dé la vuelta y te diga:
"Anda cariño, que ya has sufrido bastante, ¡juguemos un poco!".
Pero no. A las tías  nunca les parece que hayas sufrido bastante. Y mira que sufres... Porque realmente tienes toda la sangre del cuerpo acumulada en el mismo sitio.
Se han dado casos de hombres que han llegado a reventar.
Pero!! ahí no termina tu humillación. A las siete de la mañana suena el timbre de la puerta:
-¡Ay, es Pedro !
-¿Pedro? ¿Pero que no  habías cortado?
-Ya te contaré, que ahora tengo prisa. Se me olvidó decirte que iba a traer a su perro, porque como nos vamos a la playa ..., yo le dije que el perro mejor que contigo no iba a estar con nadie. Qué tu eres un amigo!
Imaginaros la cara del “ amigo” Tienes mala cara, ¿dormiste bien?
Y ahí te quedas con el perro, que ése sí es el mejor amigo del hombre.

No hay comentarios: