UNA PALABRA, NO DICE NADA Y AL MISMO TIEMPO ESCONDE TODO, UNA MIRADA, NO DICE NADA Y AL MISMO TIEMPO LO MUESTRA TODO

viernes, 2 de noviembre de 2012

UN VIERNES DE FICCION




Lo conocí hace un par de años, y desde el primer día encajamos muy bien. El  era amigo del que ahora es mi ex, Tenemos una amistad que ha ido creciendo hasta el punto de que nos lo contamos todo, es mi confidente, amigo y el mayor de mis críticos…incluso me ayuda a elegir la ropa cuando voy de compras,  sus abrazos me reconfortan cuando tengo un mal día.  


Durante estos dos años el ha mantenido varias parejas, pero no muy serias y me ha estado contando cómo le iba en cada relación…hasta el punto de que hacíamos listas de pros y contras, para ver si le convenía la chica  o no.

La noche del pasado viernes me llamó. Se había peleado con su actual rollo y le dije que viniera a mi casa  a ver una peli conmigo, y así se relajaría un poco,  como yo vivía sola desde que rompí con Pedro  y con la semana que había llevado no me apetecía salir. 

Serian las ocho cuando llego con una cara larga y unas cervezas,  le di un abrazo allí mismo en la puerta, luego me conto lo que había pasado, por lo visto la chica no le hacía mucho caso en la cama…pero no lo quería reconocer. 

Nos acomodamos en el sofá, estábamos muy relajados, absortos viendo la peli de ficción  “ La invasión alienígena” con unos efectos especiales magníficos vistos en la  pantalla de Plasma, que me habían regalado en mi último cumpleaños y todo ello acompañado por un Sonido dolby Surround … .… apenas sin darme cuenta empecé a pasar mis dedos a lo largo de su pierna de arriba hacia abajo,  llevaba un vaquero y una camisa que le favorecía mucho, apoye mi cabeza en su pecho, y mi mano se acerco peligrosamente a su entrepierna,  entonces note que sus dedos se habían deslizado bajo una pequeña manta que me cubría, y entraron bajo mi camisa entreabierta  jugueteando con mis pechos y pezones  muy suavemente. 

La reacción de su entrepierna fue  un acto reflejo, se transformo, se le puso dura, larga, erecta, notándose la tienda de campaña bajo la manta. El no decía nada, pero seguía rodeando mis pezones con la yema de sus dedos, jugando, subiendo y bajando, aplastándolos, endureciéndolos… me sentía húmeda, mi respiración se aceleraba me gustaba lo que sentía
Cuando la nave estelar destrozo a los últimos alienígenas que quedaban en el planeta invadido,   le desabroche los  dos últimos botones de su camisa y mis dedos bajaron por su ombligo hasta su cinturón que con un pequeño tirón también libere,  mientras ahora era su lengua la que lamía mi pezón yo tragaba hondo por el placer que me estaba dando, lleve  mi mano en su bóxer, por fuera, acariciando el contorno de su sexo que ya era obvio estaba tan juguetón,  como yo.

El deslizo sus dedos debajo de mi falda y me abrí para dejar más holgura…sin decir ni palabra, no necesitábamos hablar. Mi diminuto tanga estaba entre sus dedos, agarro una a una mis nalgas, apretándolas, deslizando sus dedos entre ellas y bajando a mi perineo y sexo. Yo estaba toda mojada,  mi mano se acerco  por debajo del bóxer, agarre su verga con la misma fuerza que el agarraba mis nalgas  masturbándole sigilosamente bajo la manta, el tomo el control de mi clítoris  mientras su dedo gordo penetraba en mi rajita.

Yo ya no sabía si los alienígenas habían muerto o no, me daba igual, quite la mantita de su regazo y la verga emergió toda poderosa, orgullosa, erecta, la lleve a mi boca suavemente lamiendo toda su extensión, mientras con una mano le masajeaba los testículos. 

Su lengua  me hacía maravillas y sin decirle nada  me tumbe boca arriba  ya sin ropa, él  puso mi rajita en su boca y siguió lamiendo mi perlita,  entonces alcance un orgasmo, y en ese momento que caía mortalmente herido el ultimo alienígena verde a monos del capitán de la confederación estelar,  sentí sus jadeos sus gemidos,  me dio bruscamente la vuelta e inserto su verga con fuerza, el bombeo era enérgico, mi culo chocaba con sus testículos mientras nuestros jadeos iban en aumento y así llegamos al final, al final  de un viernes de ciencia ficción

6 comentarios:

Dalicia dijo...

Y voy yo y me pongo cachonda :p

bss

Huor Galdorion dijo...

uyuyuyuyuy como se caldea el ambiente :D

barondojo dijo...

Mi querida Dalicia, no me provoque, que soy muy sensible a estos menesteres

barondojo dijo...

Estimado Galdorion, no sea usted tan optimista, solo es una transicion entre disco y disco

carmen modia dijo...

jajajajajaja..cachonda y mas

barondojo dijo...

Estima Modia, podria ser un poco más explicita con lo de "más" , seguramente asi elevaria mi... ego