UNA PALABRA, NO DICE NADA Y AL MISMO TIEMPO ESCONDE TODO, UNA MIRADA, NO DICE NADA Y AL MISMO TIEMPO LO MUESTRA TODO

lunes, 5 de noviembre de 2012

EL ENFADO DE LOLA



El pasado viernes había quedado a tomar una copa, después de una reunión de asesoramiento sobre el empleo de la lengua (la bien llamada sinhueso, y no la otra) con la Lola, una amiga muy interesante, atea y libertaria que chulea con descaro al macho ibérico español, y aunque ella no lo diga lo digo yo, sin que ella se mosquee.  Pues bien, el tema versaba sobre Poemas ripiosos eróticos-irónicos-festivos aderezados con un poco de picaresca sarcástica, en el uso de la lengua en los bajos o andrajos de la anatomía femenina, en el cual se deben distinguir dos situaciones, el llamado lengüetazo por decreto y el nombrado papirotazo en la pipa. Tanto uno como el otro requieren de un talante talentoso, o sea, que la chorva esté bien abierta de patas y bien lavada la cueva de las batallas porque de no ser así te puedes quedar como el Tonto del haba, que se le torció la vista cuando se equivocó de agujero.

Pero mira tú por dónde,  a la reunión asistía una mujer de bandera, una mujer de esas pocas que al pasar te giras para mirarla y te llevas la ostia padre contra el semáforo de la acera, y aun por encima “las otras” te llaman imbécil pervertido.

En un momento dado ella se alzo de la silla, y pudimos ver lo que vimos, unos ojos vivos verdes, una melena negra sobre los hombros desnudos que dejaban un ceñido vestido negro con un escote que permitía imaginar generosos pechos separados por un hermoso canaliño, sus caderas torneadas intuían unos muslos prietos. Ella con una sonrisa divina y mirando a cada uno de los ponentes  tomo la palabra diciendo:

-       Debo añadir al plagio, que el motivo de  “ello”  es porque el sexo de los hombres, es como la luna,  tiene cuatro fases, aunque lamentablemente para nosotras, son mucho más cortas en la duración.

De repente la mesa de los ponentes, incluida mi zona estaba totalmente mojada, yo ya no podía leer mis notas, pues se había corrido la tinta del bolígrafo, la baba que se desprendía de la comisura de la boca de los ponentes amenazaba con una inundación inimaginable, con mi kleenex intente secar mis notas mientras ella continuaba diciendo:

-       Luna nueva o sexo nuevo, es cuando el sexo esta aun dentro del bóxer
Cuarto creciente, es cuando se comienza a formar el ángulo recto y comienza a formarse la tienda de campaña
Plenilunio o Llena, ocurre cuando ya sale de la tienda de campaña y tiende a ubicarse dentro de la cueva húmeda
Finalmente el cuarto menguante, cuando el ángulo recto pasa a ser obtuso y se retrae lastimosamente de la cueva sin haber concluido el objetivo
Todo “ello”  ocurre en apenas siete minutos, tiempo más que insuficiente para que se tenga en cuenta el uso continuado de la sinhueso, y que aquí promovemos
   
El estruendo de los aplausos, me hizo mirar el reloj,  me mata, me dije. Le di dos besos a la morena y aun con ganas de mas, Salí cual perro aullando después del disparo.  

Cuando llegue a junto Lola, más de media hora tarde, la vi con su vestido rojo sentada en el taburete de la barra fumando con una expresión en la cara que me dije “joer hoy no hay tema, y menos mal que no soy macho ibérico “

2 comentarios:

Dalicia dijo...

Qué raros sois los hombres... Llega una tía buena suelta una estupidez...¡¡¡ y la aplauden!!!

Ejque...


Besos!!!

barondojo dijo...

Mi estimada Dalicia, debo informarte, y te informo que no somos expecialmente raros, aunque si ligeramente lentos, tambien agradables, simpaticos, y expecialmente sabrosos, y todo ello sin necesidad de chocolate