UNA PALABRA, NO DICE NADA Y AL MISMO TIEMPO ESCONDE TODO, UNA MIRADA, NO DICE NADA Y AL MISMO TIEMPO LO MUESTRA TODO

sábado, 25 de agosto de 2012

EN EL CONSULTORIO


Una amiga después de 20 años estudiando la carrera acaba de hacer una tesina sobre un tema de sicología, con el que estoy totalmente de acuerdo, y no es menos mentira o verdad según el color de los ojos que lean el post.

Muchas  tienen un amante y otras quisieran tenerlo. Y también están las que no lo tienen, o las que lo tenían y lo perdieron. Y son generalmente estas dos últimas, las que van al consultorio  para contar que están tristes o que tienen distintos síntomas como insomnio, falta de voluntad, pesimismo, crisis de llanto o los más diversos dolores y picores. 

Ellas cuentan que sus vidas transcurren de manera monótona y sin expectativas, que trabajan nada más que para subsistir y que no saben en qué ocupar su tiempo libre. En fin, palabras más, palabras menos, están verdaderamente desesperanzadas.

La verdad es que corretean por distintos  consultorios en los que reciben la condolencia de un diagnóstico seguro: "Depresión" y la infaltable receta del antidepresivo de turno.

Pero después de escucharlas atentamente, alguien les dice la verdad: no necesitan un antidepresivo, lo que realmente necesitan es un AMANTE.   Y es entonces, después de que se las  escucha atentamente, se les dice que no necesitan un antidepresivo; que lo que realmente necesitan, es UN AMANTE.

Es increíble ver la expresión de su cara y de sus ojos cuando reciben el veredicto.  Están las que piensan: ¡Cómo es posible que un profesional se despache alegremente con una sugerencia tan poco científica!. Y también están las que escandalizadas se despiden y no vuelven nunca más. Pero casi todas, más que unas pocas  deciden quedarse y no salen espantadas por el consejo, y a estas se les da la siguiente definición:

AMANTE  es: "Lo que nos apasiona". Lo que ocupa nuestro pensamiento antes de quedarnos dormidos y es también quien a veces, no nos deja dormir. Nuestro amante es lo que nos vuelve distraídos frente al entorno. Lo que nos hace saber que la vida tiene motivación y sentido.

A veces a nuestro amante lo encontramos en nuestra pareja, en otros casos en alguien que no es nuestra pareja. También solemos hallarlo en la literatura, en la música, en la amistad, o en el obsesivo placer de un hobby... En fin, es "alguien" o "algo" que nos pone de "novio con la vida" y nos aparta del triste destino de  tener miedo a vivir, y  a  dedicarse a espiar como viven los demás, a deambular por consultorios médicos, tomar remedios multicolores, observar con decepción cada nueva arruga que nos devuelve el espejo,

Debemos postergar la posibilidad de disfrutar hoy, esgrimiendo el frágil razonamiento de que quizás podamos hacerlo mañana.

Por favor, no te empeñes en sufrir,  búscate un amante, se tu un amante, conviértete en protagonista de tu vida,  anímate a vivir.

Al fin y al cabo la muerte tiene buena memoria y nunca se olvido de nadie,  que se sepa

2 comentarios:

Azo dijo...

Y si son varios?
Amantes,,,,,digo
Muy gratificante y refrescante.
El post,,, digo :-)

barondojo dijo...

Mi querida Azo, si son varios, puede que te agoten un poco al principio, recuerda que no deben ser mas de cuatro, y procura que no se conozcan entre ellos
por los celos.... digo

al fin la violeta se desperto!