UNA PALABRA, NO DICE NADA Y AL MISMO TIEMPO ESCONDE TODO, UNA MIRADA, NO DICE NADA Y AL MISMO TIEMPO LO MUESTRA TODO

miércoles, 30 de septiembre de 2009

JOYAS MACHISTAS


En serio,..... ¿antes se pensaba así? , Pues parece cierto y si no, leamos un extracto de “La seccion Femenina “ del 12 de Agosto de 1948, por el Padre García Figer:

“ La mujer sensual tiene los ojos hundidos, las mejillas descoloridas, transparentes las orejas, apuntada la barbilla, seca la boca, sudorosas las manos quebrado el talle, inseguro el paso y triste todo su ser. Espiritualmente, el entendimiento se oscurece, se hace tardo a la reflexión; la voluntad pierde el dominio de sus actos y es como una barquilla a merced de las olas; la memoria se entumece. Sólo la imaginación permanece activa, para su daño, con la representación de imágenes lascivas, que la llenan totalmente. De la mujer sensual no se ha de esperar trabajo serio, idea grave, labor fecunda, sentimiento limpio, ternura acogedora.”

Lamentable, Terrible…. Sin Embargo en Opiniones del siglo XXI, somos más realistas :

“La mujer sensual es una mezcla de soltura, provocación, dulzura y misterio. Para ella el sexo es algo natural, digno de disfrutarse en toda su plenitud, sin caer en lo pornográfico. Camina al ritmo del hombre y le sirve de guía sin palabras, lo seduce y se entrega sin reparos ni inhibiciones.
Según Madeline Meza, psicóloga especialista en sexualidad, la mujer sensual se comporta frente a su amante como una golosa ante un exquisito postre: “Lo come todo, pero poco a poco, para no acortar el placer que está sintiendo”.
La mujer sensual disfruta de su cuerpo porque lo conoce y sabe que el placer no depende más del hombre que de ella misma. “Es una compañera capaz de sentir y de hacer sentir sin egoísmos”.

Hace unos cincuenta años, se pretendía educar a la mujer de la siguiente:

“Ten preparada una comida deliciosa para cuando él regrese del trabajo. Especialmente, su plato favorito. Ofrécete a quitarle los zapatos. Habla en tono bajo, relajado y placentero. Prepárate: retoca tu maquillaje, coloca una cinta en tu cabello. Hazte un poco más interesante para él. Su duro día de trabajo quizá necesite de un poco de ánimo, y uno de tus deberes es proporcionárselo……
Salúdale con una cálida sonrisa y demuéstrale tu deseo por complacerle. Escúchale, déjale hablar primero; recuerda que sus temas de conversación son más importantes que los tuyos. Nunca te quejes si llega tarde, o si sale a cenar a otros lugares de diversión sin ti. Intenta , en cambio, comprender su mundo de tensión y estrés, y sus necesidades reales….….No le pidas explicaciones acerca de sus acciones o cuestiones su juicio o integridad. Recuerda que es el amo de la casa.
Anima a tu marido a poner en práctica sus aficiones e intereses y sírvele de apoyo sin ser excesivamente insistente. Si tú tienes alguna afición, intenta no aburrirle hablándole de ésta, ya que los intereses de las mujeres son triviales comparados con los de los hombres. Al final de la tarde, limpia la casa para que esté limpia de nuevo en la mañana. Prevé las necesidades que tendrá a la hora del desayuno. El desayuno es vital para tu marido si debe enfrentarse al mundo interior con talante positivo.
Una vez que ambos os hayáis retirado a la habitación, prepárate para la cama lo antes posible, teniendo en cuenta que, aunque la higiene femenina es de máxima importancia, tu marido no quiere esperar para ir al baño. Recuerda que debes tener un aspecto inmejorable a la hora de ir a la cama…..si debes aplicarte crema facial o rulos para el cabello, espera hasta que él esté dormido, ya que eso podría resultar chocante para un hombre a última hora de la noche. En cuanto respecta a la posibilidad de relaciones íntimas con tu marido, es importante recordar tus obligaciones matrimoniales: si él siente la necesidad de dormir, que sea así no le presiones o estimules la intimidad. Si tu marido sugiere la unión, entonces accede humildemente, teniendo siempre en cuenta que su satisfacción es más importante que la de una mujer. Cuando alcance el momento culminante, un pequeño gemido por tu parte es suficiente para indicar cualquier goce que hayas podido experimentar. Si tu marido te pidiera prácticas sexuales inusuales, sé obediente y no te quejes. Es probable que tu marido caiga entonces en un sueño profundo, así que acomódate la ropa, refréscate y aplícate crema facial para la noche y tus productos para el cabello. Puedes entonces ajustar el despertador para levantarte un poco antes que él por la mañana. Esto te permitirá tener lista una taza de té para cuando despierte.”

(Sacado de “Economía doméstica para bachillerato y magisterio”. Sección Femenina. 1958)

Seguramente alguien dirá: Ya no hay mujeres como las de antes.

Mas curiosidades en : Mucha Vida

Un descubrimiento de José Luis Prieto



1 comentario:

marbdn dijo...

masssssssssssss quisierasssssss jijijijijiji