UNA PALABRA, NO DICE NADA Y AL MISMO TIEMPO ESCONDE TODO, UNA MIRADA, NO DICE NADA Y AL MISMO TIEMPO LO MUESTRA TODO

domingo, 6 de noviembre de 2011

PASEANDO POR EL PARQUE

El otro día iba paseando por el parque, como casi todos los sábados  a “sordo”  Un Bull Terrier blanco con una mota negra sobre el ojo izquierdo de 30 kg de peso, y el que dé todos estos datos , no es porque quiera venderlo, sino simplemente para que tengáis una imagen agradable del cánido, y tampoco os sorprendáis del nombre, es que cuando era pequeño ( el perro) invertí muchas horas y energía en adiestrarlo, y como no me hacia ni puto caso, llegue a pensar que estaba sordo, de ahí el nombre de “sordo” en la actualidad “sordo” atiende a mis llamadas, me mira y se fija mucho en mi, yo creo que ya me entiende, aunque luego suele hacer lo que le viene en gana.

Pues como digo en el prepucio, digo prefacio, iba caminando con “sordo” por el parque (y que conste que no practico el dogging, cosa muy frecuente en los parques, pero los sábados por la noche) cuando me encontré con una mujer asidua del parque, suele llevar una especie de cánido en miniatura creo que de la raza  Yorkshire, no más grande que una rata adulta, y uno o dos libros en la mano, la salude y :

   ¡Sorprendente!, se acordaba.

-Vaya, es la primera mujer que se acuerda de mi nombre de pila. Todas me llaman Imbécil  o "ese calvo que siempre me sigue". No se asuste, con mi tamaño todas las mujeres creen que las sigo.
-A mi me estás siguiendo desde hace meses.
-No tiene usted razón, simplemente coincidimos, le dije
-Pues ahora como pasó la semana pasada, te vas y me dejas que continúe leyendo.

Ignorando su respuesta, pregunte

-¿No tengo ninguna posibilidad? , Es porque soy feo y calvo ¿verdad?

-No me importa si un hombre es gordo o feo. Me importa su interior.

Yo tengo un interior maravilloso le dije, incluso puedo traerle radiografías si lo desea. Todo en su sitio, vísceras, huesos, tendones. Los huesos un poco anchos, pero viene de familia.

Clavando su mirada en la mía espeto:   creo que mejor no

Continuando ignorando sus respuestas continué:  -¿Qué está leyendo?

-  a Herman Hesse, el Lobo Estepario,

Aaaaaahhh, alcance a decir,  y  ….  
Supongo que debería decir que es bueno pero no lo sé. No he entendido absolutamente nada. Se supone que trata sobre un lobo pero no aparece ningún lobo.

Entonces ella intentó explicarme de que iba "El lobo estepario" pero seguía sin entenderlo. ¿Dónde diablos estaba el lobo? Es como si titulo a una novela "Las zorras calientes" y cuento algo sobre un convento de dominicos.

Por lo que entonces obté por una retirada estratégica aduciendo:   
Huy que tarde se ha hecho, tengo que prepararle la cena a “sordo”, nos veremos el próximo sábado.
Bueno, tampoco eso. 

No hay comentarios: